Legado de una homilia

Un mártir que los salvadoreños santifican, un humanista lucho hasta el último de sus días por la igualdad y la paz en El Salvador, y un verdadero siervo de Dios que dio su último aliento en el servicio por el cual vivió.

Hablamos de Monseñor Oscar Arnulfo Romero “La voz de los sin voz”, el representante más conocido para las personas de nuestro país. Luego de su asesinato el 24 de marzo de 1980 estalló el conflicto armado que cobro la vida de miles de salvadoreños.

Asesinado por la burguesía, por el puñado de acomodados al poder que no le convenía que este siervo de Dios alentara a las masas y llenara sus corazones de esperanza en un mejor  porvenir. Ya sea por rencor o por conveniencia, pero quitándole la vida crearon una leyenda que armó de valor a pequeños grupos armados que se levantaron mal interpretando su legado pero haciendo lo humanamente posible para terminar con la violación a la integridad humana de los menos afortunados.

Fue señalado por los ricos acusándolo de alentar e incitar violencia, y por eso fue asesinado. Con su muerte solo alimentaron un legado que no terminara jamás.

He aquí un video que muestra de la mejor manera y con las palabras saliendo de su boca el discurso que más marco la vida de un pueblo sumergido en miseria que se llenó de esperanzas y fuerza para llevar esta cruz sobre sus espaldas:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s